Se encuentra usted aquí

Juegos Olímpicos 2024: Una delegación francesa visita Granollers y Barcelona para inspirarse en el modelo de los Juegos Olímpicos de 1992

Una delegación de la Seine-Saint-Denis, de Plaine Commune y de Saint-Denis (Francia) visitó los pasados 26 y 27 de noviembre la ciudad de Granollers para encontrarse con el Alcalde de la ciudad, Josep Mayoral, así como antiguos electos y responsables técnicos de Barcelona, de su área metropolitana (l’Hospitalet de Llobregat, Badalona…) y de la Diputació de Barcelona. El objetivo de esta delegación fue establecer contactos y desarrollar intercambios concretos sobre los aprendizajes realizados por las ciudades del área de Barcelona durante la organización de los Juegos Olímpicos de 1992, en vistas de la organización por parte del Gran París de los Juegos en 2024. En una segunda jornada de trabajo, la delegación francesa realizó una visita de terreno a los barrios del Poblenou y de la Vila Olímpica (Barcelona), creados y/o mejorados desarrollados en ocasión de los Juegos Olímpicos de 1992.

Los Juegos Olímpicos de 1992: un momento histórico para las ciudades catalanas

La visita a Granollers del 26 de noviembre comenzó con un primer tiempo de intercambio entre distintos representantes técnicos y políticos locales, para luego realizar algunas visitas a instalaciones municipales construidas en la ciudad durante los Juegos Olímpicos de 1992 (dado que Granollers fue una sub-sede olímpica de los campeonatos de balonmano). En la sesión de la mañana, la delegación francesa fue acogida por el alcalde Mayoral en la sala plenaria del Ayuntamiento. Esta sesión, facilitada por Enric Truñó (antiguo concejal municipal de  deportes de Barcelona a cargo de los Juegos), se centró en enfatizar la estructura descentralizada de Barcelona 1992, basada en la cooperación multi-nivel y la articulación entre Barcelona, el territorio y aquellos municipios que, como Granollers, fueron sub-sede olímpica.

Para el alcalde Mayoral, “la generosidad y la capacidad de tejer alianzas entre administraciones fueron elementos clave del éxito de los Juegos ”, resaltando su carácter territorial y participativo. El representante de l'Hospitalet de Llobregat, Sergí Crespí, compartió por otro lado la experiencia de l'Hospitalet como ciudad metropolitana que logró aprovecharse de los Juegos al cooperar con su “vecino más grande”: “A pesar de las desigualdades territoriales, logramos trabajar cooperativamente con Barcelona y esto nos permitió reforzar nuestra identidad como ciudad: Los Juegos Olímpicos ayudaron a Barcelona a existir a nivel mundial, y, con ello, a l’Hospitalet a existir en el nivel metropolitano”.

Una situación parecida fue la que compartió la exalcaldesa de Badalona, Maite Arqué, quien rememoró como su municipio supo aprovechar los Juegos para mejorar la infraestructura y dar a conocer el baloncesto betulense, deporte muy arraigado en la ciudad (Badalona cuenta por ejemplo con un equipo de baloncesto de primera categoría, mientras que Granollers destaca en el balonmano). La intervención de Enric Truñó permitió vertebrar la visión de Barcelona ’92 a través de las intervenciones urbanísticas, logísticas y deportivas, pero también de la visión política que aseguró el éxito del evento y su legado.

Para la sesión de la tarde, el Alcalde Mayoral acompañó la delegación hasta el palacio de deportes municipal, construido durante los Juegos y que hoy aloja los partidos del Fraikin Granollers (equipo de balonmano). En esta ocasión, el debate se centró otros dos elementos clave de los juegos, como fueron el trabajo de los voluntarios olímpicos y la cooperación con otros niveles de gobierno (como fue el caso de la Diputación Provincial de Barcelona).

En suma, los delegados de la Seine-Saint-Denis y de Plaine Commune se mostraron muy satisfechos con la experiencia de Barcelona 1992, destacando el carácter histórico de estos Juegos para un país que había salido hacía pocas décadas de una dictadura y donde la gente quería abrirse al mundo y participar activamente en la mejora de sus ciudades. Para el Gran París, los Juegos podrían servir para consolidar la realización de un área metropolitana justa e integrada donde todos los habitantes puedan beneficiarse de este evento.

Visita al barrio de la Vila Olímpica y el Poblenou (27 de noviembre)

En el día siguiente, los representantes de la delegación tuvieron la oportunidad de participar en una visita guiada a los barrios de la Vila Olímpica y del Poblenou, quienes se beneficiaron ampliamente del proceso de regeneración urbana de Barcelona durante los Juegos Olímpicos de 1992. Estos barrios pertenecen al distrito barcelonés de Sant Martí, quien ha mantenido desde hace más de un siglo un fuerte carácter industrial (siendo apodado en su momento el “Manchester catalán”).

[ Ver el álbum de fotos de la delegación ]

A mediados del siglo XX, con la crisis industrial y el avance del chabolismo en la ciudad, el distrito sufrió un fuerte proceso de degradación que la celebración de los Juegos permitió abordar mediante un proceso de renovación ordenado. Durante esta visita , la arquitecta Àurea Gallen acompañó a los delegados en su visita a la Vila Olímpica construida para albergar los deportistas participantes en los Juegos del 92. Esta visita fue importante para los delegados franceses, dado que Plaine Commune acogerá la Villa Olímpica de 2024.

Después de esta visita, los miembros de la delegación también tuvieron la ocasión de conocer algunos procesos de mejoramiento de las infraestructuras viarias y ferroviarios o de mejoramiento del frente marítimo de la ciudad recuperado durante los Juegos. La visita sirvió además para visitar la asociación de vecinos del barrio de la Vila Olímpica. Más tarde, los delegados también tuvieron la ocasión de visitar Privalia – Vente Privee: empresa líder en el sector de las ventas online y que se instaló en el barrio en seguimiento del proceso de reconversión del distrito hacía nuevas iniciativas empresariales como la economía digital.