Se encuentra usted aquí

En Viena, las ciudades europeas piden a la UE que garantice competencias y recursos para la vivienda social

Fuente: CGLU

Los días 4 y 5 de diciembre, la ciudad de Viena acogió la Conferencia "Vivienda para todos", un foro para presentar un Plan de Acción Europeo (disponible en inglés) para implementar políticas concretas para el derecho a la vivienda. La reunión también dio inicio a una campaña de las ciudades europeas para dar prioridad a la vivienda en la agenda de las próximas elecciones europeas. Viena, Barcelona y Lisboa, como promotores de la iniciativa dentro del movimiento global Ciudades por la Vivienda, tuvieron el apoyo de la Relatora Especial de la ONU sobre el Derecho a la Vivienda, Leilani Farha. La Conferencia también ofreció a los participantes la oportunidad de conocer de primera mano el modelo de vivienda social de Viena como servicio público. 

Las ciudades europeas piden a la Unión Europea que garanticen unas condiciones adecuadas para que los gobiernos locales proporcionen viviendas sociales

La financiarización global de la vivienda ha dejado a los inquilinos desprotegidos: como dijo la Relatora Especial de la ONU sobre Vivienda Adecuada, Leilani Farha, "mientras que los gobiernos han abandonado a los inquilinos, no han abandonado a los inversores. Los bienes raíces residenciales son el negocio más grande del mundo: 163 billones de dólares - casi tres veces el PIB mundial anual". En Europa, la especulación inmobiliaria ha provocado un aumento vertiginoso de los costes: el alquiler ya es el principal gasto de los hogares europeos, y 82 millones de ciudadanos están sobrecargados por los costes de la vivienda.

En este contexto, la ciudad de Viena acogió la Conferencia "Vivienda para todos" para pedir a las instituciones de la UE que proporcionen un marco regulador que garantice que las ciudades tengan suficientes competencias y recursos para garantizar el derecho a la vivienda a través de planes de vivienda social. "No podemos dejar la vivienda en manos del mercado: es demasiado importante para la vida humana. Después de todo, el mercado nunca abastecerá a todos los estratos de la población con viviendas asequibles. Las ciudades necesitamos condiciones adecuadas para proporcionar vivienda social a todos", declaró el alcalde de Viena, Michael Ludwig.

La Conferencia fue la ocasión de poner en marcha una campaña dirigida por las ciudades europeas para transformar el movimiento de las Ciudades por la Vivienda en una moción regional, y para situar el tema de la vivienda en un lugar prioritario de la agenda de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Como afirmó Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, "ya es hora de traducir el movimiento global por el derecho a la vivienda en una estrategia europea. Contamos con Viena, como ciudad líder en la lucha por el derecho a la vivienda, y con muchas otras ciudades que demandan el cambio a la vivienda como un derecho humano".

Rui Neves Bochmann Franco, concejal adjunto de Vivienda de Lisboa, también asistió a la conferencia para reafirmar el compromiso de su ciudad con la vivienda social. Viena, Barcelona y Lisboa se encuentran entre los signatarios europeos de la Declaración de las Ciudades por la Vivienda, que también ha obtenido otros apoyos en la región: Amsterdam, Berlín, Bolonia, Londres, Manchester, Mannheim, París, Plaine Commune, Rennes, Terrassa y Zaragoza (lista completa aquí).

Plan de acción del paternariado europeo por la Vivienda: medidas políticas concretas para la construcción de viviendas asequibles en Europa

Durante la Conferencia, la ciudad de Viena presentó además los resultados de los tres años de trabajo realizados por el paternariado europeo por la Vivienda, un grupo de trabajo en el marco de la Agenda Urbana Europea para mejorar las políticas de vivienda asequible. El resultado de este trabajo es un Plan de Acción (inglés) que incluye 12 acciones políticas concretas en los ámbitos de la regulación de la vivienda, el conocimiento y la gobernanza, y la financiación. Durante la Conferencia, los miembros del paternariado para la Vivienda hicieron un llamamiento a la UE para que contribuya a los esfuerzos en favor de una vivienda asequible mediante el suministro de instrumentos adecuados, así como un seguimiento sólido de la evolución de la situación en todas las esferas de los gobiernos.

El modelo de Viena: la vivienda social como servicio público

Durante el segundo día de la conferencia, se ofreció a los participantes la oportunidad de visitar urbanizaciones de vivienda social para tener una idea más práctica de lo que el enfoque de Viena sobre la vivienda como servicio público se traduce en realidad. El proyecto público de la ciudad se inició durante el gobierno de la "Viena Roja" (1922-1934): durante el período de entreguerras, el Ayuntamiento respondió a la pobreza y a la afluencia de refugiados con el lanzamiento de un programa a gran escala de construcción de viviendas

Un ejemplo de estas primeras fincas sociales es el complejo de Rabenhof: en el momento de su construcción (1927), los gastos de alquiler de los residentes se limitaban al 4% de sus ingresos. Hoy en día, la comunidad de Rabenhof puede contar con una guardería pública, una biblioteca y un teatro dentro de la finca, entre otras instalaciones, y los alquileres siguen siendo un tercio más baratos que los del mercado privado. Estas políticas de vivienda social de décadas de duración han dado como resultado que el 62% de la población de Viena viva en viviendas subvencionadas, es decir, 220.000 viviendas municipales y más de 200.000 pisos subvencionados.

Más información: