Se encuentra usted aquí

Llamamiento al respeto de la democracia local en Turquía

La Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de CGLU llama a apoyar a la Alcaldesa de Diyarbakir, Gultan Kisanak, al Co-Alcalde, Ferat Anli, y a los agentes públicos de la ciudad detenidos, y llama a respetar la  democracia local en Turquía

Gultan Kisanak, la Alcaldesa de Diyarbakir (Turquía), y el Co-Alcalde, Firat Anli, fueron detenidos el pasado 25 de octubre y puestos bajo custodia policial, acusados de haber apoyado el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado organización terrorista. Además, una quincena de funcionarios municipales también han sido arrestados con los mismos cargos. El acceso a los edificios municipales fue bloqueado durante dos días y las comunicaciones por internet estuvieron bloqueadas en toda la ciudad del 25 al 27 de octubre.

La Sra. Gultan Kisanak es la primera mujer Alcaldesa de la metrópolis de Diyarbakir, ciudad de 1.8 millones de habitantes considerada una importante capital cultural en el sureste de Turquía. Es miembro del Consejo Mundial y del Bureau Ejecutivo de CGLU, y la ciudad está implicada en la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de CGLU desde su creación en 2005.

En el Congreso Mundial de CGLU en Bogotá, del 12 al 15 de octubre pasado, la Alcaldesa participó en el impulso de la propuesta de declaración de apoyo al proceso de paz colombiano, que ella considera “un modelo”. El Consejo Mundial de CGLU adoptó por unanimidad esta declaración. Unos días más tarde, en el marco de la cumbre de Naciones Unidas sobre Desarrollo Urbano Sostenible “Hábitat III” en Quito, la Sra. Kisanak participó al lado de nuestra Comisión en el lanzamiento de una campaña mundial por el derecho a la vivienda con la Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda.

El arresto de Gultan Kisanak y de Firat Anli ocurre en un contexto de estado de urgencia en Turquía tras el intento de golpe de estado de julio de 2016. En este sentido, 27 electos kurdos se encuentran actualmente detenidos sobre la base de cargos similares, y 43 alcaldes y co-alcaldes han sido depuestos y sustituidos por funcionarios nacionales nombrados por el gobierno de Ankara.

A pesar de las recurrentes inspecciones del ministerio del interior turco en las dependencias administrativas de la ciudad metropolitana de Diyarbakir a lo largo de los últimos dos años, las autoridades turcas no han podido establecer ninguna evidencia que soporte los cargos de apoyo a la organización del PKK.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas por los Derechos Humanos transmitió su preocupación por el arresto de Gultan Kisanak y de Firat Anli, así como la detención y la suspensión de otros alcaldes turcos, en un comunicado del pasado 29 de octubre. El Alto Comisionado recordó al gobierno turco que incluso en caso de estado de urgencia se mantiene la obligación de respetar los principios de presunción de inocencia y de garantía de un juicio justo, e instó al gobierno a respetar los derechos humanos y la transparencia en la administración de justicia. Por su parte, los miembros de CGLU expresaron su preocupación en un comunicado del 30 de octubre, en el que también recordaron la necesidad de preservar la democracia local y de proteger a los electos locales investidos con un mandato democrático.

La Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de CGLU se suma a esta preocupación y expresa su total solidaridad con los alcaldes, co-alcaldes y funcionarios locales detenidos.

Respaldamos el llamamiento hecho por nuestra ciudad miembro de Diyarbakir e invitamos a nuestros miembros y colaboradores a contactar los Consulados y Embajadas de Turquía en sus territorios y a dirigirse al gobierno turco (disiliskiler@tbb.gov.tr, contact@tccb.gov.tr y cumhurbaskanligi@tccb.gov.tr) para pedir la liberación de Gultan Kisanak, de Firat Anli y del resto de servidores públicos de la ciudad de Diyarbakir y el respeto a la democracia local en Turquía.

Asimismo, invitamos a nuestros miembros a apoyar y difundir este llamamiento en sus territorios y a contactar las instituciones internacionales y regionales de protección de derechos humanos.

Para más información, consulta online el informe elaborado por la ciudad de Diyarbakir.