Se encuentra usted aquí

El Derecho a la Ciudad en una tierra en conflicto: las ciudades palestinas a 70 años del “Nakba”

En ocasión del 70 aniversario del “Nakba, transmitimos las palabras del alcalde de la ciudad palestina de Belén, Anton Salman, quien participó, bajo invitación de la Comisión y de su ciudad co-presidenta de Gwangju en el Foro Mundial de Ciudades por los Derechos Humanos: un espacio de intercambio y solidaridad entre ciudades y comunidades locales comprometidas con la promoción de los derechos, la democracia local y la paz.

En el discurso de apertura del Foro, el Alcalde Salman hizo una llamada a la defensa de los derechos y la paz para los habitantes de Palestina y de Belén; una ciudad, según Salman “que, si bien transmite paz y justicia al mundo, no vive en paz: cercada por la discriminación, la confiscación de tierras y múltiples controles de seguridad, nuestra vida diaria se ve drásticamente afectada”.

En su intervención, el Alcalde hizo énfasis en el hecho de que “cada día hay palestinos asesinados, heridos o arrestados”, que el “espiral de violencia continua y así lo hacen sus consecuencias” y que es imperativo que la comunidad y las organizaciones internacionales “hagan frente a las causas de fondo de esta situación, donde los derechos de los palestinos son violados y estos tienen que hacer frente constantemente a la marginalización”. En la medida que “nosotros rechazamos seguir viviendo a la sombra de un muro, y en ausencia de una acción internacional clara que ponga fin a esta situación” el Alcalde Salman enfatizó en la determinación de los palestinos para lograr la paz. 

Esta llamada, de hecho, tuvo como efecto que en la declaración final del Foro, la comunidad de ciudades presente mostrase “su preocupación por las violaciones de derechos en los Territorios Palestinos” y llamase a trabajar “para encontrar una resolución pacífica del conflicto”.


 

Belén es miembro directo de CGLU y una ciudad activa en la Comisión. Además, la Comisión también cuenta con tres municipios miembro en Palestina: Beit Fajjar, localidad al sur de Belén; Khan Younis, en la Franja de Gaza; y Jericó, cerca del Mar Muerto.

Beit Fajjar se ubica en las inmediaciones de Belén, en la parte central de Cisjordania, y alberga una población de más de 10.000 habitantes. El municipio cuenta una actividad económica prospera, ligada a la minería del mármol, el cultivo del olivo y el pastoreo, aunque esta se vea a menudo afectada por los efectos indirectos del muro de hormigón que aísla Cisjordania, además de la existencia de asentamientos y de vías de transporte segregadas.

Khan Younis es la segunda ciudad de la Franja de Gaza; una de las dos porciones en las que se divide el actual territorio palestino y una de las áreas más densamente pobladas del planeta. Khan Younis alberga uno de los campos de refugiados más poblados de la Franja, hogar de 84.325 personas (según UNRWA), muchas de los cuales descendientes del mismo Nakba de 1948. La misma agencia UNRWA denuncia como principales problemas del campo la “sobrepoblación, la falta de alojamiento adecuado, el desempleo y la dificultad para acceder a servicios básicos”.

Jericó yace en las orillas del río Jordán y del Mar Muerto, y es considerada una de las ciudades más antiguas del planeta. Hoy en día cuenta con cerca de 20.000 habitantes. En 2011, la Comisión trabajó con el municipio en la realización de un estudio sobre políticas de juventud, participación e inclusión social alrededor del Consejo Municipal de la Infancia. Puede consultar este estudio de caso en nuestro Observatorio Ciudades Inclusivas aquí.

Red municipalista y cooperación descentralizada

El Consejo Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos – CGLU se pronunció sobre la situación de las ciudades palestinas en 2014, en el marco del Año internacional de solidaridad con el pueblo palestino (ONU). En esta ocasión, los miembros de CGLU adoptaron una resolución enfatizando su solidaridad con las autoridades locales y el pueblo palestino.

El Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional – FAMSI organizó poco después una Conferencia Internacional de gobierno locales y organizaciones de la sociedad civil en apoyo a los derechos de los palestinos (2014) con el apoyo de CGLU. Esta Conferencia dio pie a la Declaración del Olivo, que expresa la voluntad de un grupo de ciudades para combatir esta situación mediante la solidaridad de gobiernos locales y sociedad civil de alrededor del mundo.

La organización de los gobiernos locales franceses, Cités Unies France (CUF), ha sido también un marco de solidaridad y cooperación entre autoridades locales francesas y palestinas. La “Red de Cooperación Descentralizada con Palestina” (RCDP) fue creada en 1994. Su actividad creció con el tiempo hasta articular, aconsejar y representar, hoy en día, la mayoría de las acciones de solidaridad promovidas por municipios franceses con contrapartes palestinas.