Se encuentra usted aquí

Transportes públicos gratuitos

Región de Aubagne y de l'Etoile
Francia

 

El 15 de mayo de 2009, se implantaron los transportes públicos gratuitos en la región de Aubagne y de l’Etoile.

Este dispositivo gratuito está abierto a aquellas personas que viven y/o trabajan en Aubagne, y al conjunto de la población que, de una u otra manera, se desplaza dentro de un territorio comunitario, compuesto por 12 comunas, en las que viven 101.000 personas.

La red de transportes está constituida actualmente por líneas de autobuses, pero a partir del 2014, también se contará con una línea de tranvía y, más adelante, se le agregará un tren-tranvía que circulará por una línea de ferrocarril rehabilitada.

A partir del momento de su elaboración, la política de transportes gratuitos se ha apoyado en una línea de encuentro entre los instantes de participación ciudadana y los proyectos que llevaban a cabo los políticos que habían sido elegidos.

Objetivos y beneficiarios de la política

Aumentar el empleo de los transportes públicos y reducir el empleo de los automóviles en las ciudades y los pueblos; promover el acceso al derecho de movilidad y fomentar la (re)asignación ciudadana a los espacios públicos; mejorar sustancialmente el poder adquisitivo de las familias; y reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

Los objetivos cuantitativos iniciales fueron: aumentar en un 50% el uso de los transportes públicos entre 2009 y 2011, y alcanzar el 80% al llegar al 2017.

En principio, los transportes públicos gratuitos se han dirigido al conjunto de la población que reside, trabaja o se desplaza hasta Aubagne o hasta las once ciudades y poblaciones de sus alrededores. Los transportes públicos gratuitos han sido particularmente apropiados para los jóvenes, para las personas ancianas y para las poblaciones que viven en barrios o municipios que se encuentran alejados, pero también lo han sido para aquellas personas que proceden de las comunidades vecinas.

Procesos participativos desarrollados

Durante la campaña electoral: a través de las reuniones de “los militantes de la ciudad” que se congregaban en las asambleas públicas o que intercambiaban sus ideas haciendo circular documentos sobre este tema.

Durante y después de la implementación del proyecto: a través de los debates con los líderes empresariales y con las asociaciones de empresas; las deliberaciones del comité de usuarios de los transportes en común y de los consejos de barrio. O mediante la apertura de un foro en la Web, para estimular los intercambios desde la distancia que permitiesen mejorar el servicio que se ofrecía.

Proceso de institucionalización y financiamiento

Para poder llevar a cabo la implementación de los transportes públicos gratuitos, ha sido preciso aprobar una ley local y modificar el porcentaje de los Impuestos de Transportes (VT) que deben pagar las empresas ubicadas dentro de la aglomeración y también ha sido necesario modificar el contrato que regula la Concesión de la Gestión de los Servicios Públicos (Délégations de Service Public – DSP).

Los Transportes Públicos Gratuitos han sido financiados mediante el aumento de los Impuestos de Transporte (VT), que han pagado las empresas que se encuentran ubicadas en el territorio de la aglomeración.

La cantidad de ingresos ha aumentado de 700.000 Euros a los 2.000.000 Euros. A causa del incremento en la afluencia de pasajeros en más de un 100%, les coula ts han aumentado un 15%. Es decir, todavía queda un buen margen para cubrir la ampliación y la diversificación prevista de la red local.

Principales resultados y obstáculos

En total, durante el año 2010, se ha duplicado (+100%) el número de viajes realizados en la red local de líneas regulares y escolares (a excepción de los transportes realizados por encargo), y en la actualidad, se han realizado más de 3,8 millones de viajes frente a los 1,9 millones del año 2008, antes de la implantación de los transportes públicos gratuitos.

Como recordatorio, en el momento del lanzamiento de los transportes públicos gratuitos, en las previsiones realizadas se había calculado que la afluencia de usuarios aumentaría un 58% en dos años.

Los transportes públicos gratuitos han contribuido notablemente a estimular la movilidad dentro del municipio de Aubagne y entre los municipios que forman parte de la aglomeración, pero también han fomentado los desplazamientos entre la aglomeración y las colectividades vecinas.

La gratuidad de los transportes públicos ha beneficiado especialmente a las personas mayores, a las madres de familia sin empleo y a los jóvenes, tanto si están escolarizados como si no lo están. Por lo tanto, los transportes públicos gratuitos favorecen la diversidad social, las relaciones intergeneracionales, la aparición de espacios informales de información y debate, y acercan a los individuos entre sí.

El principal obstáculo ha sido la indefinición de una ley sobre la Concesión de la Gestión de los Servicios Públicos (DSP) que todavía no ha incorporado el principio de la gratuidad.

En este caso, la falta de definición ha dejado abierto un espacio de ponderación y análisis en el que la tutela del Estado ha intervenido para aplazar la modificación del contrato de la Concesión de la Gestión de los Servicios Públicos (DSP) y la ha mandado ante la justicia.