Se encuentra usted aquí

Programa de Zonas Urbanas Críticas en Cova da Moura

Lisboa
Portugal

 

En abril de 2008, una subvención del EEE desencadenó una parte de 3,8 millones de euros de un complejo proyecto de cerca de 100 millones de euros para combatir la exclusión social e inició cambios sociales en zonas urbanas deprimidas de Portugal. El acuerdo de subvención para el proyecto de 3,2 millones de euros en el barrio de Cova da Moura se firmó el 2 de abril de 2008 en Lisboa. El proyecto es parte del programa de Zonas Urbanas Críticas (ZUC), una inversión en rehabilitación urbana de cerca de 100 millones de euros en Portugal, que también cubre la zonas de Vale da Amoreira y Lagarteiro en el área metropolitana de Oporto. El Instituto Nacional de la Vivienda de Portugal gestiona el programa ZUC y el mecanismo financiero que apoya las partes del proyecto.

Mejorar las condiciones de vida en la zona urbana venida a menos de Cova da Moura, hogar de cerca de 7.000 personas en 16 hectáreas, implica cooperación interministerial, participación cívica y de las autoridades locales. El proyecto participativo piloto tiene un gran respaldo local, y la comunidad de Cova da Moura está lista para cambiar la mala imagen pública de la zona.

El barrio data de principios de la década de 1970, cuando la falta de vivienda en Lisboa provocó que gran parte de la población inmigrante creara una comunidad de viviendas ilegales a las afueras de la ciudad. La zona y sus habitantes, segregados físicamente y socialmente, se han visto envueltos en disputas por la tierra ocupada, situaciones de vivienda precaria, inseguridad debido al narcotráfico y exclusión social.

 

El proyecto múltiple tiene por objetivo legalizar la apropiación de la tierra de la zona, asentando las bases para la sostenibilidad social y económica y rehabilitar la infraestructura básica de la comunidad, como la electricidad, el gas, las calles y las líneas telefónicas. Los residentes locales podrán participar en multitud de actividades sociales y educativas, y el proyecto se centra en gran parte en apoyar actividades que puedan reforzar la iniciativa empresarial y el empleo locales. Para mejorar más la imagen del barrio, aumentará el número de eventos y festividades culturales locales y se restaurará un viejo molino de viento.

La iniciativa de Barrios Críticos puede considerarse el primer gran esfuerzo llevado a cabo por el Gobierno portugués para fomentar una política pública hacia la intervención territorial integrada. Ello ayuda a explicar la visibilidad de esta experiencia, puesto que ha buscado alejarse del enfoque del sector dominante utilizado por la Administración pública en Portugal, que trata de las personas y los territorios de manera “desintegrada”, lo que genera políticas incoherentes y contradictorias.

La implantación de esta política gana visibilidad debido a los siguientes factores:

  • Se centra en territorios considerados críticos desde el punto de vista de la segregación física y de la concentración de los fenómenos de la pobreza urbana, la exclusión y la delincuencia, así como la incoherencia en términos de planificación urbana, entre otros elementos que potencialmente estigmatizan estos barrios;
  • Es una iniciativa promovida por la Administración central que sigue un enfoque participativo en el ámbito local, en el que participan servicios de la Administración regional, ejecutivos municipales y asociaciones de la sociedad civil.

Dicha iniciativa no pudo evitar toparse con dificultades y obstáculos, lo que ha generado problemas y conflictos imprevistos. En el caso concreto de Cova da Moura, las dificultades son mayores debido a que este barrio es, de origen, un asentamiento ilegal, lo que ha dificultado la consecución de diversos objetivos establecidos al inicio, principalmente los relacionados con la planificación territorial, la intervención urbana y la construcción de infraestructura.

Sin embargo, debería subrayarse que, a lo largo de tres años de intervención, el barrio se ha convertido en un espacio de aprendizaje mutuo, para construir asociaciones y confianzas y para probar metodologías de intervención comunitaria. A través de este caso, el municipio de Amadora ha llegado a entender el potencial de este tipo de intervención. Hoy en día, se desarrollan enfoques similares en otros barrios comunitarios que se consideran críticos.