Se encuentra usted aquí

Los jóvenes reclaman espacio público a través del diálogo y la planificación cooperativa

Tacoma
Estados Unidos

 

 

El programa de Metro Parks Tacoma “Programa para empoderar a los jóvenes marginados a través de la acción comunitaria y la inclusión (Programa del parque para ir en monopatín)” planea y desarrolla una red de espacios públicos diseñados para ir en monopatín, en un proceso de planificación en estrecha colaboración entre la comunidad de usuarios del monopatín y Metro Parks. A través del programa, la ciudad tiene como objetivo conferir poder a los jóvenes usuarios del monopatín en la comunidad y conseguir mayor reconocimiento y apoyo hacia los usuarios de monopatín en la comunidad.

 

Historia

 

El programa surgió a raíz de un conflicto entre los jóvenes usuarios de monopatín y los negocios locales en la revitalizada zona del centro de la ciudad en 2002. La política pública municipal se había iniciado para excluir y prohibir a los usuarios del monopatín que practicaran esta actividad en la ciudad. Empezando con reuniones regulares cara a cara para permitir el diálogo entre usuarios del monopatín, funcionarios de la ciudad y partes interesadas contrarias a los usuarios del monopatín y para facilitar el desarrollo de soluciones a la situación inicial de enfrentamiento, el proceso llevó a la comunidad de usuarios del monopatín a tomar la iniciativa para crear un plan, seleccionar emplazamientos y codiseñar lugares para los usuarios del monopatín.

 

Estrategia

 

El resultado del plan de los usuarios de monopatín fue un sistema de gradas que les permitirá ubicar “microrrecintos”, pequeños puntos para utilizar el monopatín, en toda la ciudad; un número mucho menor de parques de monopatín intermedios dispersos por toda la ciudad y un parque de monopatín de nivel avanzadoEl primer microrrecinto se finalizó a principios de 2006. Este plan se incluyó en el plan estratégico de Metro Parks, y en 2005 el Park Bond Program incluyó una asignación de 750.000 dólares para crear parques de nivel intermedio para ir en monopatín en toda la ciudad. La implantación de la política implica a los usuarios del monopatín de la zona, la ciudad de Tacoma y Metro Parks Tacoma, así como organizaciones de iguales como Skaters for Public Skateparks, una ONG nacional. La creación del programa Skatepark supone un proceso complejo que permite la implicación de la comunidad de usuarios del monopatín en todas las fases y se beneficia de la misma.

 

Las medidas del éxito del programa son tres:

 
(1) el desarrollo de entornos construidos con autorización para los jóvenes usuarios del monopatín (parques para ir en monopatín y espacios para practicar esta actividad) que están abiertos al uso público y cumplen totalmente las necesidades del público;
(2) aceptación de la comunidad y adopción final de esta actividad juvenil inclusiva y
(3) una mayor participación de base por parte de jóvenes anteriormente marginados.

 

Resultado y beneficiarios

 

El resultado final es una juventud conferida de poder y una participación poderosa en los asuntos de la comunidad. El objetivo principal de la política era beneficiar a los jóvenes usuarios del monopatín, tanto chicos como chicas, a los que se les ha conferido poder a través del programa, y que tienen mayor seguridad y lugares bien diseñados en los que recrearse.

El programa también beneficia a los residentes de la zona, al público general de Tacoma, a la comunidad empresarial que participaba en encontrar una solución a un conflicto sobre el uso del espacio público por parte de los usuarios de monopatín en el centro de la ciudad y a la ciudad de Tacoma, que encontró enfoques óptimos para satisfacer las necesidades de sus residentes y conferir poder a sus jóvenes ciudadanos en esta situación.

 

Financiamiento:

 

Además de la implicación de base para aprobar la medida financiera de Parks Bond, el programa Skatepark depende en gran medida del voluntariado y las donaciones de la comunidad para satisfacer sus escasas necesidades financieras y recibe subvenciones de la comunidad y del barrio así como financiamiento privado (la mayoría en forma de servicios). El desarrollo físico de los parques para ir en monopatín se financia especialmente a través del programa Park Bond de 2005, que incluye una asignación de 750.000 dólares para los parques para ir en monopatín, con la posibilidad de recibir donaciones externas o otras contribuciones. Algunos parques para ir en monopatín son parte de iniciativas más amplias en las que también se incluyen otras fuentes de financiamiento.

 

Obstáculo:

 

Uno de los principales obstáculos encontrados ha sido la resistencia social de las comunidades locales a la ubicación de un parque para ir en monopatín en su barrio. Así pues, identificar las mejores ubicaciones para el monopatín que sean aceptadas por la comunidad local ha sido un reto. La descripción del caso incluye prerrequisitos y recomendaciones para ciudades que quieran implantar una intervención similar para el uso del monopatín.