Se encuentra usted aquí

La Estrategia Cívica Joven de la ciudad de Vancouver

Vancouver
Canadá

 

La Estrategia Cívica Joven es un plan de acción coordinado a largo plazo que proporciona un marco para apoyar el trabajo de la Administración municipal con la gente joven (de 9 a 24 años) y para implicar a las diversas comunidades de jóvenes en cuestiones cívicas. En diciembre de 1995, en respuesta a varios problemas de los jóvenes en la ciudad y para cumplir los requisitos de la Política de la Infancia de la Administración municipal adoptada en 1992, la Administración municipal de Vancouver aprobó la creación de la Estrategia Cívica Joven. Los objetivos de la Estrategia Cívica Joven son: trabajar en asociación con los jóvenes y con la comunidad en sentido más amplio, asegurar que los jóvenes tienen un sitio en la ciudad y una voz en la toma de decisiones, fomentar a la juventud como un recurso en la toma de decisiones y reforzar la base de apoyo para los jóvenes en la Administración municipal de Vancouver.

En 2002, se estableció un nuevo modelo de la Estrategia Cívica Joven, de la que un componente importante era el Equipo de Asesoramiento Joven. En los primeros años, el Equipo se centró estratégicamente en intentar lograr los objetivos centrales de la Estrategia: (1) asegurar que los jóvenes tienen un sitio en la ciudad (servicios, infraestructuras y espacios públicos apropiados para jóvenes) y (2) fomentar a la juventud como recurso para la Administración municipal. Más recientemente, el Equipo, integrado de manera más estrecha con la División de Política Social, se ha concentrado en facilitar la participación joven a través del desarrollo de programas de liderazgo cívico joven, implicando a los jóvenes en procesos de toma de decisiones comunitarias y municipales y apoyando a los jóvenes que se organizan para tratar problemas locales. El financiamiento de la política ha procedido de la Administración municipal y algunos proyectos y ciertas iniciativas también han obtenido financiación exterior y contribuciones de otras organizaciones de la comunidad. La política se institucionalizó a través del desarrollo de políticas locales, directrices y desarrollo de programas, programas de desarrollo de liderazgo cívico municipal para jóvenes y el Equipo de Asesoramiento Joven.

Los resultados principales de la política incluyen: mayor consciencia y reconocimiento de la participación de los jóvenes en la toma de decisiones y en el desarrollo de política en la Administración municipal y en la comunidad, un sector dirigido por jóvenes relativamente vibrante y muchas organizaciones dirigidas por jóvenes que reciben financiación esencial de la Administración municipal, programas de desarrollo de liderazgo cívico joven municipal y de capacitación, una red reforzada entre jóvenes, organizaciones que atienden a jóvenes y organizaciones dirigidas por jóvenes de Vancouver, participación superior a la media de jóvenes en las pasadas elecciones municipales (2008) e implicación más frecuente de la gente joven en los procesos de toma de decisiones y creación de políticas municipales tras la adaptación de la Estrategia de 1995. Los beneficiarios de la política incluyen jóvenes, organizaciones de la comunidad y organismos gubernamentales municipales y de otros ámbitos. En el contexto de la numerosa y diversa población de Vancouver, las organizaciones de la comunidad y los organismos gubernamentales municipales y de otros ámbitos tuvieron la oportunidad de colaborar con la Administración local y con los jóvenes para avanzar hacia la implantación de programas y políticas adecuados que relacionaban la diversidad de gente joven y la Estrategia Cívica Joven.

Los principales obstáculos encontrados en la implantación de la política incluyen: argumentar a favor del valor y la práctica de la participación significativa de los jóvenes en la toma de decisiones y en el desarrollo de políticas de manera corporativa entre los organismos asociados, adecuación de la capacidad del personal y de los recursos para defender la implicación de los jóvenes y para ayudar en el diseño de procesos adecuados para los jóvenes y establecer puntos de referencia y medidas de progreso. De manera más general, fue un reto implantar la estrategia en un contexto político y social cambiante incorporando cambios de liderazgo político, cambios organizativos en la Administración municipal y en la alta dirección, que están en constante transformación. Esta política multifacética y dinámica y el contexto funcional requieren muchos esfuerzos para mantener los planes de apoyar a la gente joven y adaptarse a los cambios que implican la capacidad del personal y los recursos. Además, con un gobierno municipal bastante diverso, es un esfuerzo progresivo mantener corporativamente una consciencia de los valores y la práctica de la participación joven significativa en la toma de decisiones y en el desarrollo de políticas. Este esfuerzo requiere recursos, tiempo, esfuerzo e implicación pública. Con cambios organizativos y menos recursos disponibles actualmente para la implicación de los jóvenes, implantar estos elementos de manera continua es un esfuerzo continuo.