Se encuentra usted aquí

Por un Mundo de Ciudades Inclusivas

Por un Mundo de Ciudades Inclusivas es un documento de posicionamiento político sobre políticas locales de inclusión social promovido por la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de CGLU. Este documento fue presentado y aprobado por el Consejo Mundial de CGLU celebrado del 27 al 30 de noviembre de 2008 en Estambul. Presenta recomendaciones en el momento de concebir y desarrollar políticas públicas de inclusión social, al mismo tiempo que  tiene por objetivo influenciar en la posición de CGLU en esta materia y orientar su interlocución con otras organizaciones o agencias internacionales.

"Los gobiernos locales son actores fundamentales de un mundo globalizado en que gran parte de la población se concentra en las ciudades y sus áreas metropolitanas. Éste es un mundo de nuevas complejidades sociales, económicas, políticas y culturales, con nuevos y diversos desafíos y oportunidades. No obstante, la actual situación de globalización acentúa las desigualdades; de hecho, la pobreza y la desigualdad social han aumentado en todos los continentes desde el último tercio del siglo XX, provocando la exclusión social de muchas personas"

"Desde la acción política local es posible generar sociedades cohesionadas y democráticas que aseguren el ejercicio de los derechos. Por eso es necesario abordar la exclusión social desde las causas que la provocan. Para ello, las políticas de inclusión social deben estar en el centro de la agenda política de los gobiernos locales de este siglo, junto con los recursos humanos, infraestructurales y financieros que se requieran para su desarrollo"

Know more about the Inclusive Cities Observatory

"La exclusión social se manifiesta en los territorios. En los centros históricos degradados y las periferias de grandes ciudades, particularmente en su extensión metropolitana; en la proliferación de “chabolas”, “favelas” o “villas”; en las condiciones de irregularidad de muchas personas inmigrantes; en el trato desigual y discriminatorio hacia las mujeres, las diferentes orientaciones sexuales o los grupos etnoculturales minoritarios; en la ausencia de políticas de igualdad de oportunidades para el colectivo de jóvenes en situación de riesgo social; en la falta de atención a la infancia y las personas mayores; en la inadecuación de los espacios y servicios públicos respecto a las personas con discapacidad; en la falta de acceso al transporte público, especialmente para las personas en situación de desventaja social o económica"

"En consecuencia, desde el punto de vista de su concepción y sus criterios de gestión, las políticas de inclusión deben garantizar el acceso universal a los servicios básicos y la salvaguarda de los derechos de ciudadanía; tienen que orientarse, asimismo, a la transformación de la realidad social según dictan los valores de equidad, solidaridad y respeto por las diferencias"