Se encuentra usted aquí

Las Políticas de Inclusión como Política Social Global

1. Los gobiernos locales son actores fundamentales de un mundo globalizado en que gran parte de la población se concentra en las ciudades y sus áreas metropolitanas. Éste es un mundo de nuevas complejidades sociales, económicas, políticas y culturales, con nuevos y diversos desafíos y oportunidades. No obstante, la actual situación de globalización acentúa las desigualdades; de hecho, la pobreza y la desigualdad social han aumentado en todos los continentes desde el último tercio del siglo XX, provocando la exclusión social de muchas personas.

2. La exclusión social es el proceso por el que determinadas personas y grupos ven sistemáticamente bloqueado el acceso a los derechos básicos de ciudadanía (derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales). La exclusión, pues, contiene varias dimensiones: social, económica, política, cultural, relacional, digital, generacional y de género. Y se expresa también de forma diversa: pobreza, precariedad laboral y déficits educativos; discapacidad, dependencia y sobrecarga de tareas de cuidado en el hogar; discriminaciones por razón de género, orientación sexual, religión u origen étnico; debilitamiento de las relaciones comunitarias y ruptura de vínculos afectivos; fracturas de ciudadanía de base etnocultural; deficiente dotación de servicios básicos de calidad; pérdida de manifestaciones culturales.

3. Desde la acción política local es posible generar sociedades cohesionadas y democráticas que aseguren el ejercicio de los derechos. Por eso es necesario abordar la exclusión social desde las causas que la provocan. Para ello, las políticas de inclusión social deben estar en el centro de la agenda política de los gobiernos locales de este siglo, junto con los recursos humanos, infraestructurales y financieros que se requieran para su desarrollo. Esto es especialmente importante para que el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio sea una realidad en nuestras ciudades y, por ende, en el mundo en que vivimos.