Se encuentra usted aquí

Inclusión Social y Democracia Participativa: de la discusión conceptual a la acción local

Con el objetivo de seguir alimentando el debate alrededor de cómo poner los mecanismos de participación ciudadana al servicio de la inclusión social y viceversa, la Comisión ha editado e impreso el estudio “Inclusión Social y Democracia Participativa: De la discusión conceptual a la acción local”, realizado en colaboración con el Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (IGOP) de la Universitat Autònoma de Barcelona. Inspirado en políticas locales presentadas en el Observatorio Ciudades Inclusivas de la Comisión, el valor añadido del estudio reside en su voluntad de inspirar un enfoque renovado de las políticas municipales de democracia participativa e inclusión social.

Reivindicar las ciudades como bienes comunes frente a mercantilización y competividad

Según la publicación, aunque los gobiernos locales estén lejos de ser “actores políticos de primer orden” en el mundo globalizado, no es menos cierto que las ciudades son “el principal campo de batalla en la lucha para la democracia, la participación y la inclusión” y que los gobiernos locales cuentan con “más margen de maniobra que hace 30 o 40 años para desarrollar estrategias y políticas propias”.

A lo largo de sus tres primeros capítulos, se estudia tanto el concepto de la inclusión (como “ideal normativo y proyecto político en las sociedades urbanas”) como el de la participación (“ariete de la inclusión en un sistema democrático”). En el análisis, el lector encontrará reflexiones teóricas para interpretar las múltiples dimensiones de la inclusión (como ocupación, reconocimiento, vinculo…), así como un análisis crítico de las consideradas “contradicciones y debilidades” de su discurso asociado.

Especial énfasis se dedica al que el texto llama “democracia excluyentes y generadoras de exclusión”: un fenómeno históricamente arraigado que se traduce en formas de “exclusión explícita e implícita en las democracias contemporáneas”. En aras de fomentar la cultura de la participación, el texto evalúa varios modelos y visiones de democracia participativa, dando importancia a conceptos como el consenso, la finalidad, la implicación de la sociedad civil o la calidad deliberativa de los procesos participativos.

A corte de conclusión, se ofrece un inventario de instrumentos y principios normativos y operativos para políticas de inclusión locales fuertemente interrelacionadas con la participación. Capaces de inspirar iniciativas locales innovadoras en estos ámbitos, se propone políticas con fines integrales, como “elaborar y aprobar un plan local de inclusión social (…) con recursos, un compromiso firme a nivel de participación y un potente sistema de indicadores” o bien centrarse en objetivos igualitarios (como eliminar los llamados “sesgos socio-demográficos de la participación”) o incluso empoderadores, enfocándose tanto en las personas más excluidas.