Se encuentra usted aquí

Gestión Integral de las Microcuencas y de las Áreas Naturales Protegidas del municipio de Armenia

Armenia
Colombia

 

La ciudad de Armenia está ubicada sobre un sistema hídrico conformado por 18 microcuencas que tienen carácter de área protegida. La zona sufre múltiples presiones por conflictos de uso del suelo que han provocado la fragmentación de los bosques y la disminución del hábitat y del alimento para flora y fauna.

En respuesta a este problema, se diseñó el Plan de Gestión Integral de las Microcuencas y Áreas Naturales Protegidas Urbanas del Municipio de Armenia, una propuesta de conectividad ecológica que tenía por objetivo establecer 27 corredores de conservación que atravesaran la zona urbana del municipio de Armenia; incorporar el concepto de conectividad en el ordenamiento territorial del municipio; e integrar a la comunidad en el proceso de restauración ecológica de las áreas protegidas.

El diseño y establecimiento del corredor fue un proceso participativo, de concertación y de coordinación institucional. Para lograrlo, se realizaron actividades en cada cobertura vegetal: enriquecimiento de bosques con especies nativas, enriquecimiento de guaduales, y reforestación de pastizales y bordes con líneas de árboles o jardines como zonas amortiguadoras. La Escuela Ambiental Urbana fue un elemento fundamental para lograr la vinculación y apropiación del proceso de conectividad por parte de la comunidad y de las instituciones participantes.

Teniendo en cuenta que es una iniciativa de la sociedad civil, el principal desafío ha sido conseguir el compromiso de la administración municipal, que quedó finalmente recogido en varios instrumentos jurídicos. Por un lado, el Plan de Ordenamiento Territorial y el Sistema Municipal de Áreas Protegidas incorporaron las microcuencas urbanas como suelos protegidos y áreas estratégicas del municipio. Luego, durante el establecimiento de los corredores de conservación, se elaboró el Plan de Ordenamiento Ambiental del municipio, que aseguró el compromiso de la administración municipal gracias a la incorporación del concepto de conectividad estructural.

Además, el proceso de concertación individualizada con los actores para el establecimiento del corredor ha puesto de manifiesto la necesidad de un continuo ejercicio de sensibilización que aporte sostenibilidad a la política.