Se encuentra usted aquí

Fomentar la igualdad y luchar contra el racismo

Londres
Reino Unido

La Autoridad del Gran Londres (GLA) es la autoridad coordinadora de Londres en los ámbitos del servicio de policía, transporte, fuego y planificación estratégica. Bajo la alcaldía de Ken Livingstone (2000-2008), la GLA inició su política de igualdad. La política continúa bajo el mandato del alcalde actual, Boris Johnson (puede encontrarse información actualizada sobre la política de igualdad de la GLA en http://www.london.gov.uk/priorities/equalities/vision-and-strategy-equal-life-chances-for-all). Desde el inicio, el objetivo de la política ha sido la lucha contra la exclusión cultural, social y económica que afecta a las minorías y las mujeres de Londres, desde una marcada perspectiva transversal. Como tal, los principales objetivos y beneficiarios de la política han sido los grupos nacionales, raciales y éticos, entre ellos, los negros, los asiáticos y las minorías étnicas (BAME), así como las mujeres, las personas discapacitadas y la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT).

El caso presentado se centra en el mandato de Livingstone, haciendo hincapié en la acción a favor de la igualdad. La implantación de la política implicó la participación formal de los principales interesados de la política, entre ellos organizaciones de la sociedad civil que representan a los grupos destinatarios. La GLA aprobó “planes de igualdad” en materia de raza, discapacidad y orientación sexual entre otras. La GLA organizó diversas iniciativas, entre ellas festivales y otros tipos de eventos para valorar la diversidad étnica y el carácter cosmopolita de la ciudad incluyendo algunos del marco de relaciones económicas “diversas” de Londres con otros países, como Rusia, China y la India. Se implantaron otras iniciativas en colaboración con agencias de transporte y desarrollo local de la GLA.

Si consideramos los datos sobre (des)igualdades de los informes oficiales de la GLA hasta 2007, la GLA y sus planes de igualdad parece que han tenido éxito a la hora de mejorar al menos algunos aspectos de la vida de minorías (étnicas) y las mujeres de la ciudad. Algunas mejoras tienen que ver con la aceptación de la diversidad en la ciudad. El descenso de los delitos relacionados con la discriminación al 11,9% entre 2005-2006 y 2006-2007 muestra una actitud cada vez más receptiva de los londinenses hacia las diferencias étnicas y racionales. La misma actitud se concluye también de la Encuesta Anual de Londres de 2006. Otras mejoras conciernen a las condiciones económicas y sociales de las minorías y las mujeres en Londres. Entre 2001 y 2005, la tasa de empleo de ambos grupos y de las mujeres experimentó un notable aumento. Se contrató a un número récord de miembros de las comunidades BAME de la ciudad por parte del Servicio Metropolitano de Policía. A pesar de estas mejoras, continúa habiendo algunos problemas. En el sector educativo, por ejemplo, el rendimiento de los alumnos negros de las escuelas de secundaria sigue siendo relativamente bajo, aunque aparecen diferencias al respecto si consideramos comunidades diferentes.

Los administradores locales que quieran replicar la política de igualdad de la GLA tienen que considerar algunas características específicas de Londres que pueden no encontrare en otros contextos urbanos y que puede decirse que tienen un impacto en el diseño y el resultado de la política de igualdad: el excepcional carácter global de Londres, su alto grado de diversidad urbana, la tradición multicultural y el marco local sobre el que se sustenta la ciudad y las competencias específicas de un gobierno metropolitano como la GLA. Los gobiernos locales tradicionales de ciudades más pequeñas en países con poca o ninguna tradición multicultural deberían adaptar (y a veces ampliar) la política para adaptarse a sus competencias, cambiarle la escala y hacerla a medida de sus necesidades específicas para sus propias comunidades y sus diferentes estatus legales (entre ellos los inmigrantes) y a veces optar por formas más directas de participación de los miembros de la minorías y las mujeres.