Se encuentra usted aquí

Banco Palmas

Fortaleza
Brasil

 

El Banco Palmas, el primer banco comunitario de Brasil, ha sido ideado, creado y administrado por la Asociación de Vecinos del barrio de las Palmeiras, situado en la periferia de Fortaleza, una ciudad del nordeste de Brasil. Su creación tenía como principal objetivo incentivar el desarrollo económico y social de la zona, y partía de una idea muy simple: evitar que los recursos y las riquezas saliesen del barrio para circular por otras zonas más prósperas de la ciudad incentivando el consumo y la producción local siguiendo la lógica de la economía solidaria y estructurada.

La “tarjeta de crédito” propia y la moneda social local (las “Palmas”), que circulan en el barrio paralelamente a la moneda oficial del país fortaleciendo la economía interna, han sido los instrumentos fundamentales para convertir la experiencia que ha llevado a cabo el Banco Palmas en algo mucho más amplio que las tradicionales políticas de microcrédito. Actualmente, además de los pequeños comercios del barrio que se adhirieron inicialmente al proyecto, también es posible ver el cartel de “Aceptamos Palmas” en los mismos transportes públicos, en las estaciones de servicio y en las distribuidoras de gas butano.

El Foro Socioeconómico Local (FECOL) funciona como una “auditoría social” del Banco. El Foro está compuesto por comerciantes, productores, consumidores y representantes de distintas organizaciones comunitarias y de instituciones públicas (como las escuelas, las guarderías, los centros de salud, etc.). El FECOL no tan sólo discute los asuntos que están relacionados con el banco o la inclusión económica y financiera, sino también aquellos temas que son de interés para el barrio, como la violencia, la basura y las actividades culturales, entre otros.

La idea a partir de la cual se llevan a cabo todas las acciones del Banco es la que se ha definido como el concepto de los “Prosumatores”, en la que los/ las residentes son al mismo tiempo productores/ as, consumidores/ as y actores de la transformación de su realidad. Por lo tanto, el esfuerzo que hay que hacer es el de estructurar y articular la economía y la democracia de una forma contrahegemónica.

En la actualidad, el Banco Palmas pertenece a varias redes y foros nacionales e internacionales, y dedica una gran parte de sus esfuerzos a promover la estructuración entre la sociedad civil y los gobiernos locales para poder crear y fortalecer los bancos comunitarios.