Se encuentra usted aquí

Ayuda municipal a la sociedad civil para la inclusión social de migrantes en Tánger

Tanger
Marruecos

 

Tánger está situada al noroeste de Marruecos y es la puerta entre el continente africano y el europeo. Debido a su situación geográfica, la ciudad de Tánger tiene un amplio historial de migración y perfiles migratorios de muy distintas experiencias. Mientras que los migrantes de élite que llegan del norte son generalmente aceptados y bien acogidos, los migrantes de renta baja del África Subsahariana son percibidos como problemáticos o como una amenaza para la ciudad.

En diciembre de 2014, el gobierno nacional adoptó la Estrategia Nacional de Inmigración y Asilo, una estrategia integrada que define la inmigración como una oportunidad económica, social y cultural en lugar de una amenaza. El gobierno municipal de Tánger reconoce su responsabilidad humanitaria y facilita el acceso a los servicios básicos, como vivienda, educación y sanidad.

Sin embargo, las autoridades municipales trabajan con escasos recursos financieros y pueden sufrir la falta de una comunicación y coordinación efectiva entre los gobiernos de ámbito local, regional y nacional; esto impide la implementación de una propuesta integral de inclusión de los migrantes. Para ejercer su responsabilidad, el Ayuntamiento de Tánger alienta de forma activa a las organizaciones de la sociedad civil para que se alíen con los actores del gobierno local en torno a los problemas de la migración. En 2016, el Ayuntamiento de Tánger apoyó a cinco organizaciones de la sociedad civil a través de estas alianzas.

Este estudio de caso fue elaborado en el marco del Proyecto Migración entre Ciudades del Mediterráneo (MC2CM), coordinado por el ICMPD y financiado por la Unión Europea y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación. El proyecto MC2CM lleva funcionando desde 2015 con Ammán, Beirut, Lisboa, Lyon, Madrid, Tánger, Túnez, Turín y Viena para aumentar la base de conocimientos en materia de migración urbana.

Asimismo, el proyecto ha tratado de nutrir un diálogo entre pares y el aprendizaje mutuo sobre retos urbanos específicos, tales como la cohesión social, el diálogo intercultural, el empleo y la prestación de servicios básicos a migrantes, entre otros.