Se encuentra usted aquí

Radio Sigida Joli (“Comunidad en desarrollo”)

Bamako
Mali

 

Presentación

Radio Sigida Joli pretende crear un espacio para el diálogo comunitario, para el desarrollo del liderazgo y para establecer la mutua colaboración a través de los segmentos de radio que se emiten dos veces por semana y, más recientemente, para los grupos de escucha. El programa está fundamentalmente dirigido a Sikoro, una comunidad periurbana que se encuentra en las inmediaciones de Bamako, Malí, aunque el contenido es adecuado para todos los habitantes de las zonas periurbanas y el millón de oyentes que tiene el programa se encuentra diseminado por todo el país.

Las comunidades pobres como la de Sikoro se enfrentan a la marginación política, social y económica, y además, tienen que afrontar los serios problemas relacionados con el acceso al agua potable, a una vivienda duradera, al saneamiento y a la atención sanitaria. Las estructuras políticas son menos receptivas hacia la comunidad de Sikoro pues hay muy pocos residentes que vayan a votar o que paguen sus impuestos. Irónicamente, los/ las residentes mencionan que el fracaso del gobierno a la hora de proporcionar los servicios básicos a la comunidad, es la razón principal por la que ellos dejaron de cumplir con sus obligaciones como ciudadanos. En este contexto, los objetivos de Radio Sigida Joli son:

  • incrementar las soluciones de la sociedad civil para resolver los problemas sociales más apremiantes,
  • mejorar la comunicación y el compromiso entre los barrios marginales y sus gobiernos, y
  • ayudar a los individuos a ejercitar sus derechos.

Funcionamiento

Dos locutores locales dirigen y presentan el programa en el idioma Bambara, e incluyen segmentos con las llamadas de los oyentes, con entrevistas y adaptaciones teatrales sobre temas que van desde la gestión de los centros de salud locales, pasando por la prevención de la malaria, hasta las elecciones. Muchas series radiofónicas se centran en identificar los desafíos o problemas concretos de Sikoro, en analizar las causas, evaluar los recursos disponibles para hacerles frente y discutir las posibles soluciones.

El programa, que se empezó a emitir en abril de 2009, sigue en el aire hoy en día y hasta el momento no se ha previsto ninguna fecha de finalización. Se estima que en la actualidad, hay un millón de oyentes repartidos por todo el país. El programa va dirigido principalmente a un público objetivo compuesto por jóvenes y mujeres, aunque otros oyentes procedentes de distintos ámbitos y orígenes también disfrutan del programa. El reciente lanzamiento de seis grupos de escucha, orientados a los jóvenes, pretende facilitar una mayor acción colectiva a la hora de seguir los debates que se llevan a cabo en el programa y de recibir una formación sobre el análisis participativo y la planificación de proyectos.

Impacto y desafíos

El programa ha sido financiado principalmente por donantes privados y por fundaciones. Y, cabe decir, que el coste del programa es relativamente pequeño si tenemos en cuenta la cantidad de oyentes que lo escuchan. En el 2011 se llevará a cabo un análisis participativo completo que pretende evaluar el impacto global del programa y proporcionará datos más consistentes sobre los resultados obtenidos. Aquellos/ as residentes que fueron entrevistados en el estudio inicial señalan la gran popularidad del programa y también mencionan el cambio de actitud entre los oyentes hacia los impuestos y hacia las elecciones.  

Los principales desafíos del programa han sido, entre otros, la participación voluntaria de los funcionarios públicos que tienen gran miedo a las duras críticas de los/ las residentes, los cuales se sienten defraudados por lo que ellos perciben como promesas rotas. Sin embargo, al irse haciendo cada vez más famoso el programa, se han podido hacer progresos a la hora de desarrollar programas y eventos comunitarios, a través de los cuales se facilita la comunicación entre el gobierno y los ciudadanos.