Se encuentra usted aquí

Auditoría y Conjunto de Herramientas sobre Inclusión Social para Bibliotecas Locales

Multiples ciudades
Canadá

 

La Herramienta para la Auditoría Social que ha desarrollado el Consejo de Bibliotecas Urbanas de Canadá (CULC) consiste en 12 preguntas formuladas como afirmaciones sobre resultados. Para cada una de estas preguntas, la biblioteca recibe una puntuación entre 0 y 4 que proporciona una evaluación de su capacidad de cumplir los requisitos para la inclusión social en ese ámbito. Hay tres conjuntos de indicadores:

  • Los indicadores de apertura aportan indicios sobre lo bien que la biblioteca conoce a su comunidad;
  • Los indicadores de intencionalidad aportan indicios sobre lo bien que la biblioteca refuerza los principios de inclusión social y lo bien que los integra en políticas y programas tanto a corto plazo como a largo plazo, y
  • Los indicadores de inclusión aportan indicios sobre lo bien que la biblioteca ha eliminado las barreras a la inclusión.

El proyecto se inició en 2008 y se completó en 2010.

El CULC define la inclusión social como el modo participativo, auténtico y responsable en el que las instituciones defienden y refuerzan los principios de acceso, igualdad y, en consecuencia, la inclusión social para todos. Statement on Diversity and Inclusion del CULC explica resumidamente los objetivos de su política en el ámbito de la inclusión:

  • Las bibliotecas públicas urbanas de Canadá reconocen que es esencial para la identidad de nuestro país contar con una sociedad diversa y plural. Las instituciones públicas, entre ellas las bibliotecas públicas, tienen la responsabilidad de contribuir a una cultura que reconoce y celebra esta diversidad. Las bibliotecas pueden ayudar a fomentar una actitud de inclusión asegurando que todos los residentes en Canadá reciben servicios de las bibliotecas públicas que son respetuosos. Las grandes bibliotecas públicas urbanas de Canadá reconocen y afirmarán enérgicamente la dignidad de las personas para las que prestan servicios, independientemente de sus capacidades o de su riqueza personal. Todos los residentes en Canadá deberían ser capaces de buscar información y adentrarse en su descubrimiento personal sin que otros intenten imponer valores, costumbres o creencias.[1]

Los beneficiarios del Conjunto de Herramientas y de la Auditoría sobre Inclusión Social son tanto las bibliotecas como sus usuarios. Las bibliotecas establecen relaciones más cercanas con sus usuarios así como una mejor comprensión de las barreras a la inclusión social y los pasos que deben darse para eliminarlas. Para los usuarios de las bibliotecas, los beneficios son acceso más igualitario a servicios e información, un entorno más acogedor en el que obtener información y servicios y una mayor consciencia de los recursos disponibles.

Para familiarizarse con los grupos de la comunicad que se están enfrentando a barreras a la inclusión, se anima a cada biblioteca a que evalué el perfil demográfico de su comunidad, para definir el grupo destinatario sobre el que se centrarán sus esfuerzos y para implantar una serie de grupos de discusión, encuestas y entrevistas a partes interesadas para conocer cómo utiliza la biblioteca y sus servicios el grupo destinatario. La herramienta de la Auditoría sobre Inclusión Social también proporciona información sobre cómo mantener contactos con la comunidad, cómo establecer un comité asesor de la comunidad y cómo evaluar y aumentar la diversidad de la junta directiva, el personal y los voluntarios de la bibliotecas.

Puede accederse de manera gratuita a la Auditoría y al Conjunto de Herramientas sobre Inclusión Social en línea desde la página web del CULC (http://www.culc.ca/about/) y desde su propia página web (http://www.siatoolkit.com). También está disponible en papel a un precio de 109 dólares canadienses.

Los gastos totales para desarrollar la Auditoría y el Conjunto de Herramientas sobre Inclusión Social fueron unos 38.000 $. Las fuentes de financiamiento fueron dos fundaciones privadas (la Laidlaw Foundation y el Wellesley Institute) y el presupuesto de explotación del CULC.

Cada biblioteca puede utilizar la Auditoría y el Conjunto de Herramientas sobre Inclusión Social para puntuarse a sí misma o para trabajar con una biblioteca vecina para puntuarse mutuamente. Con un punto de partida establecido sobre la inclusión social de la biblioteca y sus prácticas, el exhaustivo conjunto de herramientas puede utilizarse para hacer el seguimiento del progreso y la mejora de la puntuación de la biblioteca. Sin embargo, puede haber algunas bibliotecas que no estén cómodas con el proceso participativo en el que deben relacionarse con grupos marginados para llevar a cabo la auditoría sobre inclusión social. A veces es difícil mantener contacto con personas de grupos marginados, especialmente si no se destinan suficientes recursos para transporte, cuidado de hijos y comidas y refrigerios para apoyar su participación.