Se encuentra usted aquí

Agricultura urbana e inclusión social

Rosario
Argentina

 

El Programa de Agricultura Urbana (PAU)  implanta la reutilización de terrenos urbanos desocupados para la agricultura ecológica por parte de sectores marginados de la sociedad local, proporcionando seguridad alimentaria y fuentes alternativas de rentas para los pobres, así como servicios públicos como la revitalización de parcelas urbanas degradadas y más zonas verdes. Empezó en 2002 y está en proceso. 

Objetivo del programa

El PAU tiene como objetivo crear empresas productivas basadas en la comunidad que aseguren la seguridad alimentaria de los pobres y generen rentas reales, fomentar estrategias participativas y formas de producción basadas en la solidaridad, procesar, comercializar y consumir alimentos saludables y recuperar zonas urbanas abandonadas utilizándolas con propósitos sociales y productivos.

Beneficiarios, financiación Implantación

Los beneficiarios del programa son: familias en situaciones de pobreza estructural y vulnerabilidad nutricional; la población de la ciudad, que se beneficia de la regeneración de espacios urbanos y una mayor provisión de alimentos saludables producidos localmente a través de los mercados de agricultores del programa y nuevas oportunidades de intercambio social sostenible.

La financiación municipal del proyecto se decide a través de la política de Presupuesto Participativo de Rosario. La implantación del proyecto se lleva a cabo a través de asambleas de distrito y las actividades se priorizan de acuerdo con las decisiones que toma la comunidad.

Principales resultados y obstáculos

Los principales resultados del programa son: proporcionar seguridad alimentaria y rentas adicionales para cerca de 2.000 ciudadanos, regenerar espacios desaprovechados urbanos para utilizarlos de manera sostenible y productiva, fomentar la autoestima y la integración de grupos marginados y haber conseguido el Premio de Buenas Prácticas de Habitat de Naciones Unidas en 2004.

Los principales obstáculos han sido el escaso conocimiento sobre agricultura de los beneficiarios, la mayoría desempleados que habían trabajado en sectores como la metalurgia y la construcción, la necesidad de tenencia segura de la tierra por parte de los agricultores y la falta de mercados estructurados de agricultores.