Se encuentra usted aquí

Ciudad sin drogas

Ekaterimburgo
Rusia

 

“Ciudad sin droga” de Ekaterimburgo es un programa operado por una ONG que tiene como objetivo eliminar el negocio del tráfico de drogas de Ekaterimburgo. El programa consta de diversos subprogramas: registro y respuesta de la información y las denuncias de los residentes locales recibidas en el buscapersonas 002 “Ciudad sin droga”, colaboración con fuerzas policiales municipales y participación en operaciones de lucha contra el narcotráfico, un centro de rehabilitación para adolescentes problemáticos, colaboración con los medios de comunicación para alertar al público de los problemas de la adicción a las drogas, un Consejo de Padres que trabaja con la organización, un fondo de “Ciudad Sobria” y prestación de asistencia en la creación de programas similares en otros lugares.

Los principales objetivos del programa, el cual está en curso, son:

  • Colaborar con los municipios y con las fuerzas policiales municipales para detener el narcotráfico en Ekaterimburgo y en la región de Sverdlovsk;
  • Coordinar las acciones de las instituciones y de los ciudadanos para recopilar y analizar información sobre el narcotráfico en Ekaterimburgo;
  • Coordinarse y colaborar con organizaciones médicas, fuerzas policiales municipales y otras instituciones para elaborar un retrato realista del alcance de la drogadicción y la infección por VIH;
  • Colaborar con los medios de comunicación para atraer la atención sobre el problema de la expansión del VIH y la drogadicción en Ekaterimburgo y en la región de Sverdlovsk;
  • Organizar asistencia no médica para personas que sufren drogadicción;
  • Organizar la necesaria asistencia psicológica y jurídica para las personas que sufren drogadicción y sus familias;
  • Organizar actos de prevención para niños y adolescentes;
  • Participar en actividades conjuntas con fuerzas policiales municipales, proporcionando asistencia para resolver delitos por drogas y hacer un seguimiento para evitar la corrupción.

Los principales beneficiarios directos de la política son los drogadictos y sus familias, aunque toda la población se beneficia indirectamente. La población de Ekaterimburgo participa enviando información y denuncias sobre el tráfico ilegal de drogas al número del buscapersonas del fondo, que se comparte con las autoridades policiales municipales de la región. Este hecho permite al fondo hacer un seguimiento de su posterior respuesta e informar a la población de los resultados a través de los medios de comunicación.

El programa no está institucionalizado oficialmente y se financia a través de donaciones privadas no reveladas. Desde 1999, más de 6.500 personas (hombres, mujeres y adolescentes) han pasado por centros de rehabilitación. Se han llevado a cabo más de 2.148 operaciones conjuntas con diferentes fuerzas policiales municipales, y se han arrestado a más de 3.353 traficantes de drogas, que fueron procesados por ello. Basándose en las recomendaciones de “Ciudad sin droga” de Ekaterimburgo, se han creado programas similares con el mismo nombre en algunas otras ciudades.

Poco tiempo después del inicio del programa, el número total de sobredosis se dividió por 12: según las estadísticas de los servicios de emergencias médicas, hubo 617 casos de sobredosis en julio de 1999, 337 en enero de 2000, 154 en agosto de 2001 y 49 en noviembre de 2001.

Durante el año 2009, “Ciudad sin droga” llevó a cabo 404 operaciones conjuntas para arrestar a traficantes de drogas con el Servicio Federal de Seguridad, el Departamento para Luchar contra la Delincuencia Organizada, la Dirección de la Aduana Nacional Regional de Sverdlovsk, comisarías de policía municipales y el Comité de Control Nacional de Drogas. Según datos estadísticos de los servicios de emergencias médicas, el número de muertes por sobredosis se dividió entre 1,5 (86 casos en 2009 en comparación con 126 casos en 2008).

El hecho de que no exista ningún tipo de reconocimiento oficial por parte del municipio supone un gran problema para la política. Además, el ambiente –el entorno del narcotráfico– aumenta los problemas de corrupción, la implicación de la policía municipal y todo tipo de problemas relacionados con la mafia narcotraficante.

Aunque “Ciudad sin droga” de Ekaterimburgo continúa animando la creación de programas similares en toda Rusia, proporcionando asistencia, recomendaciones y materiales de formación para voluntarios en su página web,[1] y ha enviado estas recomendaciones directamente a las administraciones municipales de Volgograd, Kaliningrad, Chelyabinsk, Perm, Nizhniy Tagil, Kirovograd y Neviansk, la replicabilidad de la política continúa siendo bastante problemática. Este hecho se debe especialmente a los problemas “principales” “originales” del ámbito mencionados anteriormente.

Para tener éxito, la política debería llevarse a la práctica en un ámbito más oficial. Sería necesario que se diferenciase del carácter “formal” y “muerto” de los programas municipales existentes que no gozan de la confianza de los habitantes de las ciudades, generalmente considerados “programas de papel” sin utilidad práctica, y ganaría un elemento participativo que no está presente en dichos programas. La “oficialización” de un tipo de programa similar podría también ayudar a controlar las numerosas actividades de los voluntarios sobre las drogas.

Pese a que no podemos afirmar que existan casos totalmente exitosos de replicación de la política, surgió una discusión pública sobre políticas de prevención de drogas en la Federación de Rusia relativa a los intentos de replicación, lo que ciertamente producirá sus frutos.