Se encuentra usted aquí

Inclusión social en los márgenes de la ciudad: lavanderías públicas y casa de apoyo a la educación

Diyarbakir
Turquía

 

Con el objetivo de facilitar la inclusión social de las mujeres kurdas desplazadas y los/as niños/as más desfavorecidos/as de Diyarbakir, el municipio desarrolló un proyecto de lavanderías públicas en 2001 y una Casa de Apoyo Educativo en 2004. Puesto que la ciudad no contaba con los mecanismos estructurales para absorber y alojar el repentino flujo de desplazados, se agravaron los problemas ya existentes en términos de pobreza, desempleo, integración urbana, vivienda, educación, salud, etc. 

Tanto las lavanderías públicas como la Casa de Apoyo Educativo son actividades desarrolladas con un enfoque holístico que consideran a las mujeres como seres sociales situadas en un marco de relaciones sociales, no como individuos aislados. Por ello, estas políticas abordan los aspectos individuales, sociales e institucionales de la inclusión social y del empoderamiento de las mujeres. 

  1. El Proyecto DIKASUM - Lavanderías Públicas crea lavanderías en tres de los barrios más pobres de la ciudad. Además de proporcionar diariamente lavanderías gratuitas a mujeres (liberándolas de una parte de las cargas domésticas), las lavanderías públicas funcionan como centros multifuncionales de mujeres en los que las mujeres se socializan y reciben servicios de asesoramiento sobre diversos asuntos que van desde trastornos psicológicos, intentos de suicidio fallidos, violencia doméstica y crímenes de honor, hasta desempleo, asistencia financiera, seguridad social y apoyo para la educación. Las mujeres que utilizan las lavanderías también asisten a clases periódicas de alfabetización, desarrollo de habilidades, salud reproductiva e higiene. Además, se benefician de actividades de formación como conferencias, seminarios y talleres sobre discriminación por motivo de sexo y sobre derechos de las mujeres dirigidas a fomentar su conciencia de género y su autoestima con la finalidad de que luchen contra la discriminación y hagan valer sus derechos individuales y sociales. Estas actividades también ayudan a estimular iniciativas de políticas públicas.

  2. En 2004, el Ayuntamiento de Baglar inició el proyecto de la Casa de Apoyo Educativo (CAE) para ofrecer apoyo educativo gratuito a niños/as y menores desfavorecidos/as en edad de asistir a la escuela primaria. El proyecto contempló desde su inicio la interdependencia de las dimensiones cognitivas, psíquicas, sociales y culturales de la educación y del desarrollo infantiles. Se reclutaron profesores/as y formadores/as voluntarios/as de la delegación de Diyarbakir del Sindicato de profesores Egitim-Sen y de la Asociación de Estudiantes Universitarios de Dicle. El núcleo duro de las actividades de la CAE durante los primeros dos años consistió en prestar apoyo educativo directo a estudiantes de acuerdo con el currículo escolar. Además, se organizaron numerosos talleres culturales y artísticos (de música, dibujo, cine, fotografía, folclore, danza moderna, juegos de inteligencia, TIC, artesanía, literatura, derechos de la infancia y medios de comunicación) y se celebraron actividades socioculturales (asistencia a cines, conciertos, funciones teatrales, festivales y visitas) para proporcionar a los niños diferentes medios de autoexpresión a través de los cuales pudieran sentirse más libres, más cómodos y con mayor autoestima. Estas actividades facilitaron el desarrollo de sus sensibilidades culturales y artísticas. La Casa de Apoyo Educativo diseña sus actividades para fomentar la participación efectiva de los/as niños/as en la vida social y familiar, para contribuir al desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños/as en cooperación con todos los grupos que configuran el entorno social infantil (familia, calle, colegio), para concienciar a los niños sobre los derechos reconocidos internacionalmente, y para desarrollar la conciencia y la responsabilidad sobre los derechos de la infancia

Financiamiento: 

El municipio cubre los costes de estas políticas (más de 150.000 euros al año), pero cuenta con el apoyo de activistas, así como de protocolos de colaboración con la Fundación Turca de Salud y Planificación Familiares, y de la Fundación para la Educación Materno-infantil para ofrecer clases de alfabetización y formación sobre asuntos relacionados con la salud reproductiva y la planificación familiar. 

Resultados: 

Desde su fundación, DIKASUM – Lavanderías Públicas ha ofrecido servicios a miles de mujeres a través de las lavanderías públicas. Mientras tanto, la CAE ofreció apoyo educativo a más de 4.000 estudiantes de acuerdo con su currículum escolar y organizó numerosos talleres artísticos y culturales, y un abanico de actividades socioculturales. En 2006, el distrito de Baglar construyó un nuevo edificio para la CAE con la finalidad de satisfacer una demanda popular creciente y llevar a cabo sus objetivos bajo las mejores condiciones físicas y técnicas. El modelo de CAE ha inspirado 14 centros de apoyo educativo en la ciudad y en la región. El proyecto de lavanderías públicas ha evitado suicidios de mujeres, ha mejorado el bienestar social, ha apoyado la lucha contra la pobreza y ha dado prioridad a las personas desfavorecidas en esta zona conflictiva.