Se encuentra usted aquí

Libertad de conciencia y religión, opinión e información

1. a) Todas las personas que habitan en la ciudad tienen el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. Este derecho incluye la libertad de cambiar su religión o creencia, así como la de, solos o con otros, en público o en privado, manifestar su religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia;

b) Todas las personas que habitan en la ciudad disfrutan de libertad de opinión y expresión. Este derecho incluye la libertad de expresar opiniones sin interferencias y de buscar, recibir y transmitir información e ideas a través de cualquier medio. Estos derechos sólo pueden ser limitados con el fin de proteger el orden, la seguridad, la salud y la moral públicos, así como para proteger los derechos y libertades de los demás, en el marco de la legislación nacional.

2. La ciudad garantiza que sus habitantes puedan expresar libremente su religión o creencias, incluyendo la elección de escuela para sus hijos e hijas.

La ciudad garantiza que todos sus habitantes puedan expresar sus opiniones sin interferencias, así como que puedan buscar y recibir información e ideas a través de los medios de comunicación, en público o en privado.

La ciudad promueve la creación y desarrollo de medios de comunicación e información libres y plurales, accesibles a todos sus habitantes sin discriminación.

La ciudad facilita la labor de investigación de la prensa sin discriminación y garantiza que los periodistas tengan libre acceso a la más amplia variedad de información, en particular relativa a la administración local.

La ciudad promueve los debates y el intercambio de ideas e información. Garantiza que todos sus habitantes tengan acceso a lugares públicos de encuentro y facilita la creación de dichos espacios.

3. Los habitantes de la ciudad tienen el deber y la responsabilidad de ser respetuosos con la religión, creencias y opiniones de los demás.

Programa de acción sugerido

a) Apoyo a las organizaciones religiosas en la creación de nuevos centros de culto y derogación de los obstáculos urbanísticos a tal fin.

b) Facilitar la distribución e intercambio de información a la vista de las distintas creencias y convicciones de sus habitantes, sin discriminación.

c) Fomento de iniciativas en favor de la tolerancia y el entendimiento mutuo entre religiones, creencias y opiniones.

d) Facilitar la creación, desarrollo y accesibilidad de nuevas fuentes de información plural y gratuita; así como la formación de periodistas y el fomento de debates públicos.

[Sepa más sobre Ciudades de Derechos Humanos]