Se encuentra usted aquí

Derecho a la paz cívica y a la seguridad en la ciudad

1. Todas las personas que habitan en la ciudad tienen derecho a la seguridad personal y material frente a cualquier tipo de violencia, incluyendo eventualmente la de las fuerzas de orden público.

2. La ciudad garantiza la seguridad e integridad física y psíquica de todos sus habitantes y toma medidas para luchar contra los actos de violencia, con independencia de quienes sean sus autores.

La ciudad se dota de fuerzas eficaces y democráticas de orden público, preparadas para proteger a todos sus habitantes sin discriminación. Se prohíbe explícitamente a estos organismos públicos el recurso a cualquier trato cruel, inhumano o degradante.

Cuando existan centros de detención, retención o encarcelamiento bajo la responsabilidad de la ciudad, dichos servicios permitirán la visita y supervisión de autoridades independientes.

La ciudad adopta medidas para luchar contra la violencia en las escuelas y en el hogar y en particular contra las mujeres y los colectivos más vulnerables, como menores, personas mayores y personas con discapacidad.

La ciudad asume su papel en la gestión de las tensiones sociales, con el fin de evitar que las fricciones entre los distintos colectivos que habitan la ciudad deriven en conflicto real. A tal efecto, potencia la convivencia, la mediación social y el diálogo entre ellos.

3. Los habitantes de la ciudad actúan de manera compatible con la promoción de la seguridad de todos y todas, y respetan la paz cívica.

Programa de acción sugerido

A corto plazo:

a) Inicio de un proceso participativo relativo a las distintas aproximaciones para mejorar la seguridad en las distintas comunidades y barrios de la ciudad.

b) Concesión de facilidades administrativas, ayuda financiera y puesta a disposición de locales para el tejido asociativo local que desarrolla su trabajo en los barrios más sensibles a los problemas de seguridad.

c) Establecimiento de un proceso de coordinación e intercambio regular de información con la autoridad judicial local.

d) Formación especializada para las fuerzas de la policía local, en el sentido de conocimiento y respeto de las distintas realidades sociales y culturales de la ciudad, para las intervenciones en barrios sensibles. e) Formación especializada para las fuerzas de la policía local en materia de derechos humanos.

A medio plazo:

a) Comprometer a los distintos departamentos responsables del planeamiento urbano, parques y jardines, iluminación pública, policía y servicios sociales para adoptar medidas omnicomprensivas para hacer más seguro y accesible el espacio público y semiprivado.

b) Promover la apropiación de los espacios públicos por parte de los habitantes de la ciudad con miras a construir una identidad ciudadana ligada al diseño y cuidado del espacio.

c) Comprometer a los respectivos sistemas nacionales de justicia en el análisis de los patrones de criminalidad a fin de despenalizar aquellas categorías de faltas, delincuencia menor y comportamiento anti-social que son más fáciles de tratar con medidas no punitivas que persiguen la rehabilitación e integración de sus autores.

[Sepa más sobre Ciudades de Derechos Humanos]