Se encuentra usted aquí

II - Derecho a la democracia participativa

1. Todas las personas que habitan en la ciudad tienen derecho a participar en los procesos políticos y de gestión de su ciudad y, en particular:

a) a participar en los procesos de decisión de las políticas públicas municipales;

b) a interpelar a las autoridades municipales a propósito de sus políticas públicas y a evaluarlas;

c) a la transparencia y rendición de cuentas de las autoridades locales.

2. La ciudad promueve la participación de calidad de sus habitantes en los asuntos locales, les asegura el acceso a la información pública y reconoce la capacidad de estos de influir en las decisiones municipales. Favorece en particular la participación de las mujeres para el pleno ejercicio de sus derechos. Promueve también la participación de grupos minoritarios. Promueve la participación de los niños y niñas en los asuntos que les conciernan directamente. La ciudad promueve el ejercicio por parte de todos sus habitantes de sus derechos individuales y colectivos. A tal fin, facilita la participación de la sociedad civil, incluidas las asociaciones de defensa de los derechos humanos, en la definición de las políticas y en la puesta en marcha de medidas destinadas a hacer efectivos los derechos de sus habitantes.

3. Los habitantes de la ciudad participan en los asuntos locales en la medida de sus capacidades y medios. Toman parte en las decisiones que les conciernen y expresan sus opiniones con respeto hacia los demás individuos y colectivos en un espíritu de tolerancia y pluralismo. Los habitantes de la ciudad asumen la política municipal en términos de interés general, en provecho de la colectividad.

Programa de acción sugerido

A corto plazo:

a) Establecimiento de medidas de promoción de la participación en los procesos electorales.

b) Promover la participación política y social de los habitantes de la ciudad que no disfrutan del derecho de sufragio en las elecciones municipales.

c) Establecimiento de mecanismos para que todos los habitantes de la ciudad puedan acceder a una información pública transparente y eficaz. En particular, que la información esencial se publique en las lenguas más habituales de la ciudad.

d) Adopción de medidas que garanticen la libertad de movimientos y la capacidad de manifestar oposición en caso de organización en la ciudad de grandes eventos públicos.

e) Publicación, con carácter anual, de un resumen redactado de manera clara del presupuesto y el balance financiero de la ciudad.

f) Promoción del asociacionismo y el capital social en la ciudad a través, entre otras medidas, del establecimiento de un sistema de locales públicos para reuniones de entidades, movimientos y asociaciones locales.

A medio plazo:

a) Establecimiento de un proceso de consulta para la elaboración del presupuesto.

b) Establecimiento de un sistema de participación ciudadana para la elaboración de los proyectos, programas y políticas municipales, incluyendo el plan director de la ciudad y las ordenanzas municipales de participación. Extensión de las metodologías participativas al seguimiento y evaluación de las políticas municipales.

c) Organización de consultas ciudadanas abiertas a todas las personas habitantes de la ciudad cuando se planteen cuestiones de interés general que lo justifiquen.

d) Adopción de un sistema de petición ante las autoridades municipales.

e) Promoción ante las autoridades nacionales e internacionales pertinentes del derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales de todas las personas residentes en la ciudad, con independencia de su nacionalidad.