Se encuentra usted aquí

La ciudad de Eldoret en Kenia generaliza el acceso al agua para su población y mejora la inclusión social de los habitantes

El acceso al agua es un asunto crítico en Kenia, un país que se caracteriza por la sequía crónica. Durante las décadas de 1980 y 1990, el gobierno keniata privatizó las empresas del sector público, incluyendo los servicios públicos de suministro de agua, puesto que se enfrentaba al mantenimiento inadecuado de las infraestructuras hídricas y la corrupción del sector, así como la implantación de Programas de Ajuste Estructural (SAP) y otras condiciones de los donantes. Los resultados no fueron aceptables, especialmente por lo que respecta a la ampliación de la prestación de servicios para los grupos de rentas bajas.

Con la finalización de la Ley del agua de 2002, que preveía la descentralización de competencias del ámbito nacional al local y regional, ayuntamientos por sí solos, como Eldoret, tomaron la iniciativa de crear empresas para hacerse cargo del abastecimiento de agua en sus respectivas jurisdicciones. La Empresa de Agua y Saneamiento de Eldoret (ELDOWAS) se constituyó como una filial perteneciente en su totalidad al Consejo Municipal de Eldoret en 1997 y empezó a operar en 1999. La Ley del agua requiere consultas sobre una serie de disposiciones y reglamentos y se está construyendo paulatinamente una cultura de consulta pública y participación activa de las partes interesadas a través de la designación de representantes de los consumidores y la sociedad civil en sus juntas.

Igualdad en el acceso al suministro de agua

ELDOWAS busca aumentar la igualdad del acceso a suministros de agua para todos los residentes de Eldoret. En concreto, uno de sus objetivos es ampliar el acceso a agua segura y servicios de alcantarillado para la población pobre de Eldoret, que representa la inmensa mayoría (más del 90%) de la población urbana y periurbana. La empresa ha seguido una política de inclusión social utilizando una estrategia doble: ha concentrado sus actividades en las zonas de rentas medias para lograr rendimientos de capital y también en zonas de rendas bajas para reducir la incidencia de enfermedades relacionadas con el agua comunes entre los que utilizan pozos de poca profundidad para obtener agua y letrinas como alcantarillas.

Las estadísticas muestran que la empresa ha tenido impacto sobre el acceso al agua potable y los servicios de alcantarillado, aunque todavía queda más por hacer. La población conectada con la red de agua ha aumentado paulatinamente, el servicio al cliente y la formación y la capacidad del personal han mejorado en gran medida, así como el apoyo público a la empresa, lo que se evidencia en el pronto pago por los servicios hídricos (en comparación con las medias nacionales). Sin embargo, la provisión de agua potable de buena calidad y alcantarillado de las zonas urbanas y periurbanas de rentas bajas se ha visto obstaculizada por el uso continuado de pozos de poca profundidad y letrinas debido a deficiencias en los servicios de suministro de agua y alcantarillado.

Así mismo, los pobres urbanos de asentamientos periféricos tienen tendencia a estar ubicados en lugares peligrosos, en ciudades informales que incumplen la legislación y las regulaciones oficiales. En términos de suministro de agua, la mayoría de estas zonas carecen de una red de agua corriente, en gran parte debido a que es difícil conectar con cada parcela si la propiedad del terreno no está registrada (y quizás es controvertida) y los asentamientos no están planificados.

Apoyo y éxito de la política

Los servicios de suministro de agua y alcantarillado de Eldoret cuentan con diversas fuentes de apoyo financiero, tanto nacionales como internacionales. Sin embargo, hay retos. Al principio, ELDOWAS se constituyó como una filial perteneciente totalmente al Consejo Municipal de Eldoret, pero la reprobación de diversos documentos legales con la entrada en vigor de la Ley del agua de 2002 ha creado nuevos acuerdos institucionales que se están implementando en la actualidad.

El éxito de políticas similares en otros contextos dependerá en gran medida de la capacidad de la autoridad municipal de identificar áreas de provisión de servicios en que puedan perseguirse objetivos de servicios comunitarios y obtención de beneficios simultáneamente. Sería necesario hacer presión para conseguir el apoyo del gobierno central a la hora de mejorar las infraestructuras de tal manera que las inversiones adicionales puedan apalancarse posteriormente para obtener beneficios y la calidad del servicio comunitario por parte de diversos brazos del consejo desprovistos.

También sería esencial tener apoyo adicional para el desarrollo de marcos institucionales adecuados que sustenten la búsqueda de mayores beneficios a partir de rendimientos del capital, que pueda permitir a los consejos ampliar sus servicios a grupos hasta el momento excluidos.

Le invitamos a consultar el estudio de caso completo : Observatorio Ciudades Inclusivas