Se encuentra usted aquí

El Derecho a la Ciudad: avanzar la visión de ciudades pensadas y realizadas por sus habitantes

Concebido por primera vez por el filósofo francés Henri Lefevbre (1968) como “demanda de un acceso transformado y renovado a la vida urbana”, el Derecho a la Ciudad ha ido emergiendo, progresivamente, como una llamada a la acción desde lo local para transformar el espacio urbano bajo principios de justicia social y espacial y de plena participación: un espacio para la vida donde lo público y lainteracción social se ubican en el centro. Para los gobiernos locales en el marco de nuestra Comisión y de CGLU, el Derecho a la Ciudad surge además como una oportunidad para promover un contrato social renovado a nivel local: uno que garantice todos los derechos humanos, promueva un desarrollo equitativo y sostenible e integre la participación en la vida urbana como vehículo de inclusión y cohesión social.

Sobre la base de más de 20 años de mobilización de gobiernos locales y sociedad civil transnacional, la Comisión se ha convertido en un punto de encuentro para el debate y el avance de nuevos compromisos globales con el Derecho a la Ciudad.

Trabajo en red: Seminarios internacionales de gobiernos locales por el derecho a la ciudad

Nuestra Comisión apoya gobiernos locales dispuestos a organizar Seminarios Internacionales de Gobiernos Locales por el Derecho a la Ciudad. Dado que la Carta-Agenda Mundial es una herramienta de referencia para mejorar la protección y promoción de los derechos en clave de derecho a la ciudad, estos seminarios son momentos clave para avanzar en su implementación y consolidar el movimiento global por el derecho a la ciudad. También son grandes ocasiones para intercambiar avances sobre políticas y visibilizar iniciativas locales por el derecho a la ciudad.

Llevar a cabo incidencia política internacional: Promover el derecho a la ciudad en las agendas globales para el desarrollo urbano sostenible

El proceso de Habitat III – fijado con el objetivo de alcanzar una Nueva Agenda Urbana como hoja de ruta de las políticas urbanas para las próximas décadas – fue clave para avanzar el partenariado entre redes internacionales y el reconocimiento del Derecho a la Ciudad en las agendas globales. La Comisión trabajó por el reconocimiento del Derecho a la Ciudad a través de dos ejes principales: la participación en la campaña llevada a cabo por los gobiernos locales y CGLU; y la movilización con la sociedad civil internacional.

Participación en el Consejo Politico de CGLU sobre Derecho a la Ciudad

CGLU ha venido ofreciendo más y más espacios donde avanzar el compromiso con el Derecho a la Ciudad a nivel institucional. Nuestra Comisión participa en el Consejo de Políticas de CGLU sobre “Derecho a la Ciudad y Territorios Inclusivos” como espacio donde los miembros son invitados a compartir sus puntos de vista y políticas sobre el Derecho a la Ciudad y para su implementación

Trabajo en red: Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad

La Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad (GPR2C) es una red internacional de organizaciones de la sociedad civil y gobiernos locales con el objetivo de promover el derecho a la ciudad en las agendas locales y globales. También tiene por objeto definir un nuevo paradigma de desarrollo urbano más inclusivo y democrático. La Plataforma facilita el diálogo, la cooperación y la coordinación entre sus miembros a través de acciones de promoción, investigación, formación y sensibilización.

Las últimas décadas han supuesto un hito en el reconocimiento de los gobiernos locales como pilares de la calidad democrática y la garantía de los derechos. A efectos profundizar el vínculo entre estos dos conceptos, el debate ha derivado en una renovada demanda por el “derecho a la ciudad”, concebiendo la ciudad como espacio colectivos perteneciente a todos sus habitantes.

Sentando las bases para el movimiento global por el derecho a la ciudad

El origen de los debates en torno al derecho a la ciudad en el marco del movimiento municipalista tuvieron lugar durante dos foros de ciudades surgidos paralelamente a las primeras ediciones del Foro Social Mundial: el Foro de Autoridades Locales para la Inclusión Social (FAL) y el Foro de Autoridades Locales de la Periferia (FALP). El FAL desembocó en la creación de nuestra Comisión en 2005.

El Compromiso de Belém (2008) es un buen documento recopilatorio para hacer balance de diez años de trabajo del FAL sobre el Derecho a la Ciudad. Nos ayuda a identificar sus orígenes y avance:

“Una vez más, el FAL reafirma la importancia de la cooperación entre gobiernos territoriales de diferentes niveles y de la alianza con los movimientos sociales para la construcción de otro mundo posible en un contexto de fuerte crisis estructural y global (...) Por lo tanto, se propone profundizar la reflexión sobre el derecho a la ciudad (...), sobre la función social de la ciudad y sobre la necesidad de territorializar los derechos humanos”.

Compromiso de Belém (2008)

Paralelamente a este proceso, las discusiones sobre el Derecho a la Ciudad empezaron a ganar terreno gracias a las acciones e iniciativas de cientos de gobiernos locales reunidos en el marco de nuestra Comisión. Tanto la Carta-Agenda Mundial como la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad han articulado una comprensión coherente de este Derecho en relación con las políticas locales y los derechos humanos.

“Todas las personas que habitan en la ciudad tienen derecho a una ciudad constituida como comunidad política municipal que asegure condiciones adecuadas de vida a todos y todas y que procure la convivencia entre todos sus habitantes y entre estos y la autoridad municipal”

Carta-Agenda Mundial de Derechos Humanos en la Ciudad (2011)

Reforzar la red transnacional, logrando el reconocimiento global

Paralelamente a este proceso, las discusiones sobre el Derecho a la Ciudad empezaron a ganar terreno gracias a las acciones e iniciativas de cientos de gobiernos locales reunidos en el marco de nuestra Comisión. Tanto la Carta-Agenda Mundial como la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad han articulado una comprensión integral de este Derecho en relación con las políticas locales y los derechos humanos.

“Todas las personas que habitan en la ciudad tienen derecho a una ciudad constituida como comunidad política municipal que asegure condiciones adecuadas de vida a todos y todas y que procure la convivencia entre todos sus habitantes y entre estos y la autoridad municipal”

Carta-Agenda Mundial de Derechos Humanos en la Ciudad (2011)

Del 2011 en adelante, dos seminarios de gobiernos locales promoverían el compromiso de las autoridades locales con el Derecho a la Ciudad y sentarían las bases para la realización de incidencia política global. En la primera cumbre de los gobiernos locales por el derecho a la ciudad, celebrada en Saint-Denis (Francia) en 2012, los gobiernos locales recordaron cómo, hoy en día

“Creemos que es imperativo trabajar para que el derecho a la ciudad, entendido como el usufructo equitativo de la ciudad, de acuerdo con los principios de sostenibilidad, igualdad, solidaridad y justicia social, devenga una realidad tangible en cada una de nuestras ciudades y regiones metropolitanas”

Declaración final del 1er Seminario Internacional de Gobiernos Locales por el Derecho a la Ciudad (2012)

El segundo Seminario de Gobiernos Locales por el Derecho a la Ciudad, celebrado en la Ciudad de México en 2015, relanzó el compromiso y atrajo nuevas autoridades locales y movimientos sociales. Esta cumbre también fue decisiva para proporcionar un marco preparatorio para Hábitat III; el proceso internacional encaminado a lograr una “Nueva Agenda Urbana” (2016). En esta ocasión, la alianza entre gobiernos locales y movimientos sociales fue clave para lograr, por primera vez en un documento internacional de alto nivel, una mención al Derecho a la Ciudad.

“Compartimos el ideal de una ciudad para todos, refiriéndonos a la igualdad en el uso y el disfrute de las ciudades y los asentamientos humanos y buscando promover la inclusividad y garantizar que todos los habitantes, tanto de las generaciones presentes como futuras, sin discriminación de ningún tipo, puedan crear ciudades y asentamientos humanos justos, seguros, sanos, accesibles, asequibles, resilientes y sostenibles y habitar en ellos, a fin de promover la prosperidad y la calidad de vida para todos. Hacemos notar los esfuerzos de algunos gobiernos nacionales y locales para consagrar este ideal, conocido como “el derecho a la ciudad”, en sus leyes, declaraciones políticas y cartas”

Nueva Agenda Urbana (2016)

Como organización mundial de gobiernos locales y regionales, Ciudades y Gobiernos Locales Unidos - CGLU ha profundizado su compromiso con el Derecho a la Ciudad y lo ha promovido entre sus miembros, con medidas concretas en términos de políticas de vivienda o migración. En su Congreso de Bogotá (2016), CGLU decidió situar el Derecho a la Ciudad en el centro de su estrategia de gobernanza urbana y territorial.

“Las crecientes desigualdades crean nuevas formas de pobreza y exclusión. Los gobiernos locales y regionales se enfrentan a la responsabilidad diaria de abordar la exclusión social y promover la justicia social, integrando a los migrantes, previniendo la discriminación y la violencia urbana, y protegiendo los derechos sociales para asegurar la prosperidad y el bienestar”

El Compromiso de Bogotá y la Agenda de Acción (2016)

De la mano de las autoridades locales, nuestra Comisión ha seguido colaborando con los movimientos sociales y la sociedad civil transnacional en la defensa del Derecho a la Ciudad a través de la acción local. La Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad ha articulado una notable comunidad de organizaciones de la sociedad civil, llegando a definir el Derecho a la Ciudad como

“el derecho de todos los habitantes (presentes y futuros; permanentes y temporales) a utilizar, ocupar, producir, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros y sostenibles definidos como bienes comunes”

Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad (2016)


 

Entre otros hitos para avanzar en la comprensión del Derecho a la Ciudad o desarrollarla en un territorio específico, en los últimos años la Comisión ha promovido o adoptado los siguientes documentos:

Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad (1998) – Carta de Derechos y Responsabilidades de Montreal (2008) – Carta de la Ciudad de México por el Derecho a la Ciudad (2010) – Carta-Agenda Mundial de Derechos Humanos en la Ciudad (2011) – Declaración de Saint Denis de gobiernos locales por el derecho a la ciudad (2012) – Principios rectores de Gwangju por una ciudad de derechos humanos (2014) – Financiar el Derecho a la Ciudad para todos (2016)